¿Cuándo nace una mamá?

El otro día, en nuestra reunión grupal con las mamás, alguien comentó que teníamos que hacer un post para felicitar a todas las mamás y me pareció una idea estupenda. Ser mamá es una labor con dedicación plena, que merece ser ampliamente reconocida, pero me costaba poner en pie un post que hablase del “oficio” de ser mamá, ya que son tantas cosas las que se pueden decir… Buscando la inspiración, me puse a pensar en mi propia historia personal, en mi sentimiento y deseo de ser madre, en los instantes en los que empecé a ser consciente del tremendo cambio que se daba en mi vida, del cambio de rol que iba a vivir…

Aunque tengo un recuerdo muy especial del momento en el que descubrí que estaba embarazada, de esas horas de madrugada, porque no podía esperar más para hacer el test de embarazo, y de esos sentimientos encontrados, de tremenda felicidad y de un escalofrío de vértigo por lo que se me venía encima mientras me decía: “acaban de venir los reyes ¡es una suerte que vayamos a ser papás!”… creo que no fue ahí donde comenzaron mis ganas de ser mamá.

Unos años antes, por diferentes circunstancias, tuve que cuidar a mis sobrinos y ser su pequeña mamá por horas. Hasta ese momento, siendo la pequeña de mi familia, no había tenido oportunidad de cuidar a un bebé. Al enfrentarme a esa maravillosa experiencia, sentí dentro de mí el deseo de ser madre, gestar, parir y criar a mi pequeño bebé.

Desde ese momento, mi vida fue tomando diferentes caminos, haciendo y deshaciendo planes, en definitiva, el día a día me planteaba cuestiones que me obligaban a posponer mi sueño de ser mamá. Todo esto me hizo darme cuenta de que ser mamá no iba a ser algo sencillo. Por eso, me gustaría en este post, extender las felicitaciones también a aquellas mamás que estáis buscando un bebé, porque ya os sentís y sois mamás, y seguro que en cualquier momento pasaréis a la acción, mientras tanto no dejéis el amor que tenéis dentro de vosotras guardado en un cajón, sino a provechad para repartirlo entre todos los que os rodean, y en especial entre los locos bajitos que tengáis cerca…

Cuando me quedé embarazada y fui por primera vez a visitar a mi matrona, estaba de unas siete semanas y en sala de espera había un cartel, que decía “ha nacido un bebé y también una mamá”; me pareció una maravillosa forma de decir tanto con una frase tan sencilla. Y es que, el nacimiento de una madre también es un momento precioso y va a unir para toda la vida al bebé y a la mamá. Ambos necesitarán mucho cariño y amor especialmente en esos primeros momentos. Durante esa primera visita a mi matrona, fue cuando escuché por primera vez el corazón de Sofía, latiendo fuerte y con un ritmo frenético, ¡qué emocionante! Hasta pude ver, entre las sombras y luces del monitor, algo que parecía ser la silueta de esa pequeña niñita que se estaba gestando en mi barriga. “Ese es tu bebé”, me dijo la matrona. Algunas semanas más adelante, esa “silueta” fue tomando mayor definición. A las 16 semanas me dijeron que iba a tener una niña, ¡una niña! Fue otro gran paso en mi sentimiento de ser mamá. Recuerdo leer apasionadamente todas las revistas, videos, webs que caían en mi mano, en los que conocía con detalle los cambios de Sofía, semana a semana, y cómo hablaba con ella, y le cantaba canciones.

Los meses de embarazo, para todas las mamás que hemos pasado por ahí, sabemos que son largos y están llenos de momentos dulces y felices, y momentos de incertidumbre. Recuerdo las visitas al médico, con un miedo espantoso porque todo estuviese bien, los movimientos de la barriga, los saltos con la voz de su padre, mi baja obligatoria porque era una canija y no cogía peso y por último el susto de su riñoncito que nos hizo llorar porque pudiera sufrir cuando naciera, aquí creo que ya era una madre, tenía ya todos los síntomas.

La prueba de fuego, el día que empezó la cuenta atrás y finalmente nos graduamos ambas, ella como bebé y yo como mamá, y aunque a veces creo que salió ganando con el reparto de papeles… fue genial. Recuerdo cada parte del trabajo del parto con cariño y emoción, al papá de Sofía contándome nuestros viajes para que no sintiera las contracciones, no funcionaba mucho (pero te quiero igual por el intento), a las matronas, a mis amigos… y así, a empujones, vino mi pequeña al mundo con los ojos abiertos cuando todavía no había sacado los pies del tiesto, y queriéndose comer el mundo, empezando por la tetita de su mamá.

No sé si he conseguido aportar mucha luz a la pregunta inicial, pero creo que todos debemos abrazar, besar y felicitar a todas aquellas mujeres que quieren ser madres, porque sin duda es el mayor acto de amor al que podrás enfrentarte jamás.

¡Felicidades a todas las que os sentís mamás porque tenéis ganas de amar sin condiciones!

Inma

7 pensamientos en “¿Cuándo nace una mamá?

  1. gracias por poner palabras (y muy bien puestas) a esas sensaciones por las que pasamos las mamas, las ya consagradas y las mamas en potencia. feliz dia!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s